• Las familias empresarias exitosas gestionan su futuro

    Por Mag. María Gabriela Rodríguez – Consultor Senior Empresas Familiares

    Los tiempos que corren están marcados por la inmediatez, el cambio y la incertidumbre. No obstante, algunas variables persisten en mantenerse intactas. En ambos casos corre la misma regla: la actitud marca la diferencia.

    Como toda empresa, las de propiedad familiar batallan para mantenerse adaptadas al entorno. Pero en su ADN aspiran, además, a un destino de continuidad. Las familias empresarias cultivan el orgullo de pertenecer mediante un profundo sentimiento de identidad con su firma basado en valores que se mantienen desde su fundación. Estos elementos conforman un legado que sobrevuela lo material, perdurando a través de las generaciones. El éxito o el fracaso en la cadena sucesoria dependerá, más que nada, de la manera en que los propietarios y sus descendientes puedan trabajar juntos para tomar las decisiones más acertadas.

    La elaboración del PROTOCOLO es un buen punto de partida para comenzar a gestionar el futuro de la empresa familiar

    En las empresas de familia, un protocolo es el documento que establece normas de relación entre los tres subsistemas que las definen: propiedad, familia y empresa. Por ejemplo, la forma de tomar decisiones, el sistema de gobierno y de gestión, quién tiene derecho de tener participación en la propiedad o cómo se pueden transmitir las acciones, etc.

    Es importante resaltar que se trata de un instrumento que, elaborado con inteligencia, puede trascender largamente los aspectos jurídicos ya que cuenta con potencial suficiente para disparar la reflexión alrededor de las cuestiones más cruciales. Sin embargo, es bastante habitual que las familias no se animen a poner reglas soberanas sobre la mesa. Prefieren, en cambio, limitarse a una versión estrecha de protocolo.

    Las firmas de propiedad familiar suelen quedar cautivas en su propio micro-universo. En estos casos, un asesoramiento externo especializado resulta útil para desarrollar una mirada diferente. El protocolo marca el camino hacia el futuro. Trazar rutas más audaces permite expandir el potencial interno para gestionarlo con más fortaleza y una actitud abierta a las oportunidades.

    MVD Consulting cuenta con profesionales especializados que pueden ayudarlo en estos desafíos.