• “Fintech”: nuevas tendencias tecnológicas financieras y la bancarización de la economía.

    El mundo de los pagos en general está pasando por un momento de transformación de la mano de la evolución de la tecnología financiera, o “Fintech“, que altera la forma, el lugar y el momento de hacer pagos. En todo sentido, las empresas de este sector están liderando el proceso de optimizar los pagos en términos de rapidez, eficiencia y accesibilidad a través de múltiples canales.

    Ya desde 2014, la inversión en emprendimientos fintech aumentó en un 201% en tan sólo un año, alcanzando los USD 12 mil millones[1]. Ello es una clara señal de que la revolución digital ha llegado a la industria de los servicios financieros y ha llegado para quedarse.

    La tecnología está cambiando no sólo la forma de procesar las transacciones y el tipo de soluciones ofrecidas, sino también el comportamiento y las expectativas de los consumidores.
    Estas transformaciones abren el campo para que compañías en todos los sectores de la economía aprovechen tales avances para mejorar la experiencia de pago de sus clientes, de forma de sustentar sus actividades principales. El surgimiento de soluciones como las pasarelas de pago y las billeteras electrónicas móviles son un ejemplo claro de la dirección que están tomando las empresas para hacer de los pagos un proceso más intuitivo y amigable, que deja de concebir al efectivo como medio principal.

    En este panorama, iniciativas como la de eliminar el uso del efectivo en el pago de taxis y estaciones de servicio en Uruguay deben aplaudirse como positivas y alineadas a las transformaciones del mundo digital. Los argumentos a favor de la medida versan sobre el aumento de la seguridad para los proveedores de los servicios y las posibilidades de rápida implementación derivadas del avance en la inclusión financiera de la población. Ambas son importantes y tienen fundamentos en la realidad. Sin embargo, la clave está en entender que la aceptación de este tipo de soluciones está inexorablemente vinculada al creciente protagonismo de la tecnología en la vida cotidiana de las personas. Asimismo, es una manifestación de la lenta pero segura convergencia que está teniendo lugar entre las prácticas de los mercados emergentes y el mundo desarrollado.

    A nivel regional, la digitalización de los pagos tiene un largo camino por recorrer: cerca de 210 millones de adultos en América Latina aún no poseen cuentas bancarias. No obstante, hay esperanza desde el momento en que el mercado latinoamericano está liderando la revolución móvil, con unos 326 millones de usuarios de smartphones u otros dispositivos móviles, y un 54% de compradores electrónicos móviles. Con este panorama, se crean numerosas oportunidades para aquellas empresas que respondan a las nuevas necesidades de los consumidores digitales, ofreciendo soluciones que se apalanquen en estas tendencias. Es en este ámbito en donde puede encontrarse la respuesta.

    Si necesita ayuda o conocimientos para actualizar  su emprendimiento a esta nueva tendencia de banca digital, en MVD Consulting tenemos la experiencia y los profesionales que necesita para ayudarlo en este proceso de transformación.

    Póngase en contacto con nosotros y aproveche este nuevo mundo de posibilidades.

     

    *Documento creado por nuestro Equipo de Investigación.

    ©MVD Consulting 2016

    [1] Accenture. The Future of Fintech and Banking: Digitally disrupted o reimagined?. 2015. Disponible en: http://www.fintechinnovationlablondon.co.uk/media/730274/Accenture-The-Future-of-Fintech-and-Banking-digitallydisrupted-or-reima-.pdf