• Entrevista a Walter R. Hughes, Vicepresidente de Humphreys & Partners Architects

    Conocimos a Walter, quien nos introdujo su firma H&P, la compañía de arquitectura y proyectos multifamiliares más grande de los Estados Unidos, enfocada en la construcción de apartamentos en donde existe un único dueño para todo el complejo que luego lo arrienda en forma independiente.

    ¿En donde tiene operación y oficinas H&P?

    Humphreys tiene oficinas en Estados Unidos, Uruguay, Canadá, Dubai y Vietnam y está en proceso de abrir en Inglaterra y México. Uruguay fue la primera oficina “offshore”. Luego en Vietnam a partir del contacto con un arquitecto conocido por la firma. La instalación en Londres tiene un foco comercial dado el potencial importante del mercado multifamiliar.

    ¿Cómo llegaron a Uruguay?

    Walter se recibe de arquitecto en la Universidad de la República y luego realiza un Master en la Universidad de Texas en Austin. En 1994 ingresa a H&P en la oficina de Dallas. En su momento era una empresa chica con unos 15 empleados. En 1995 la empresa crea un prototipo de apartamentos con copyrights que gana el proyecto del año de Estados Unidos, y la catapulta para crecer.

    Walter trabajó de manera fija en Dallas hasta el 2009, cuando tomó la decisión de regresar a Uruguay por temas familiares. En ese entonces era director de diseño y socio, y se planteó la posibilidad de empezar con operaciones en Uruguay. Esto ocurría en un contexto de crisis en Estados Unidos en el que no había demasiado margen para el riesgo. Desde ese momento Walter reparte el trabajo entre Montevideo y Dallas. Finalmente, en 2011 la economía empieza a repuntar y se decide abrir una oficina en Uruguay, lo que se constituyó como la primera experiencia offshore de la compañía. Si bien existían algunas operaciones en India, eran a una escala mucho menor y para trabajos puntuales.

    En junio de 2011 empezaron trabajando con 4 personas y finalizaron el año con 8. Hoy en día la empresa cuenta con 35 empleados y se instaló recientemente en WTC Montevideo Free Zone.

    En las oficinas uruguayas se realiza todo tipo de trabajo, desde el anteproyecto hasta el proyecto ejecutivo y administración de la construcción, estudios de factibilidad, equipos de producción, dirección de obras/administración. Los proyectos siempre tienen una contraparte en la oficina central en Dallas. Se estima que si surgieran proyectos en América Latina, éstos serán ejecutados totalmente desde la oficina de Uruguay

    ¿Qué aporta la oficina de Uruguay?

    1.Disponibilidad de talento: tienen una gran capacidad de producción y en parte resuelven el problema de escasez de mano de obra específica para arquitectura en E.E.U.U.
    2.Está en un huso horario similar al de Dallas. Según Hughes, enviar trabajos a husos horarios muy diferentes no es aplicable en la arquitectura moderna.
    3.Costo neto: diferencia de salarios con Dallas. Además, las ventajas impositivas de estar en WTC Montevideo Free Zone se comenzarán a realizar durante este año.

    A la hora de buscar nuevos empleados, Walter considera que hay una compatibilidad rápida de desarrollar entre las personas locales y las de su centro en Dallas. Mirando la plaza local, se imagina una oficina de entre 60 y 70 personas.

    En el correr del año se hacen más de 100 proyectos en varios lugares del mundo. Un proyecto estándar tiene 300 unidades con un total de 30.000 metros cuadrados.

    Próximos pasos

    La segunda etapa de Humphreys en Uruguay es buscar clientes dentro de Latinoamérica. Ya que existe amplia experiencia de la firma en el desarrollo de proyectos multifamiliar, y una estructura capaz de entregar los servicios localmente, es momento ahora de buscar oportunidades comerciales en la región cercana.

    Preparación y cultura de los empleados uruguayos

    Consultado acerca de los desafíos de integrar profesionales locales con el sistema de H&P, Walter considera que el inglés es un tema a mejorar. Si bien a todos los empleados que ingresan les hacen una entrevista telefónica con gente de Dallas, necesitan fortalecer sus habilidades de conversación.

    En H&P los empleados aprenden actitud, rapidez y eficiencia. Profesionalmente aprenden métodos constructivos distintos, cómo formar un equipo y cumplir con los tiempos acordados. Tienen estabilidad laboral, lo que es una gran ventaja que ofrece el mercado de E.E.U.U. en comparación con el uruguayo. Un arquitecto puede gestionar varios proyectos de tamaños que la plaza local raramente ofrece.

    Con respecto a la actitud y el seguimiento de procesos, Walter identifica aquí un área de mejora importante. Desde la relación del empleado con la firma hasta el compromiso con los procesos hay un trabajo por delante.

    El contexto de la construcción en Uruguay espera que el arquitecto sea un “artista” y así está entrenado. A nivel de proyectos globales se necesita un estilo de trabajo de más producción industrial y disciplinado. De todas maneras, los arquitectos que trabajan en Humphreys Uruguay se amoldan a la cultura de la organización y no ha sido un problema. De hecho, la operación de H&P en Uruguay solo rota anualmente menos de un 5% anual del personal.

    Relación de Humphreys con el ecosistema arquitectónico de Uruguay

    ¿Qué oportunidad tiene una empresa como H&P para encontrar innovación en Uruguay?

    Desde el punto de vista de diseño, los empleados de Uruguay aportan ideas innovadoras. Aún no han tenido oportunidad de subcontratar servicios en Uruguay. Es poca la oferta o sugerencias para presentarle ideas diferentes. La relación con el mercado local, aún tiene mucho para desarrollar.

    En cuanto a la agencia de promoción Uruguay XXI, lo han ido a visitar y a ofrecerle gestionar contrataciones de personal a través del portal Smart Talent. Entiende que las agencias de promoción son muy útiles para los casos de profesionales que quieren comenzar a vender fuera de Uruguay.

    Zonas francas

    Antes de empezar las operaciones en Uruguay, la zona franca fue su primera opción, pero la firma aun no entendía el sistema y prefirieron instalar oficinas en un lugar sin beneficios fiscales. Cuando finalmente se mudaron a WTC Montevideo Free Zone la razón no fue porque era una zona franca, sino por necesidades de mayor y mejor espacio. Para Walter, estar en WTC Montevideo Free Zone es una ventaja importante frente a las demás opciones y una clara ventaja para sus empleados.

    Además de los beneficios impositivos, aprecia mucho el trato y la ayuda para solucionar problemas. Ve que la gente se involucra, y sabe que, si algún día tiene un problema, el equipo de WTC Montevideo Free Zone va a solucionarlo bien. Sus empleados están muy contentos y viven por la zona. Según Walter, la seguridad es excelente y la calidad del edificio es muy buena.