• BPO en Latinoamérica: los efectos en la inflación y devaluación

    Con un creciente interés de empresas globales buscando operar desde América Latina, MVD Consulting en conjunto con Everest Group, realizó un webinar sobre los servicios de BPO en América Latina y El Caribe (ALC).

    Durante el desarrollo del mismo, uno de los aspectos más relevantes resultó ser la actual influencia que imparten tanto la inflación como la devaluación de las monedas locales, frente a divisas como el dólar americano y el euro al momento de considerar la contratación de servicios de BPO en la región.

    Los riesgos de inestabilidad en la economía para ALC se han acentuado en los últimos meses. Las fluctuaciones cambiarias, la desaceleración económica, así también como la ascendente inflación que se presenta en los países de la región afectan el escenario de los servicios de outsourcing que estos países ofrecen.

    Los contratos que se realizan para la prestación de servicios tercerizados a nivel internacional se concretan en su mayoría en dólares americanos, por ende es a priori esperable que la devaluación en las divisas de la región en ALC impacte en una mayor competitividad de precios frente al mercado mundial, sin embargo la inflación en la mayoría de estos países contrarresta el efecto de la devaluación, e incluso en algunos casos, lo revierten.

    Estas fluctuaciones, muchas veces se tornan difíciles de predecir con exactitud, por lo que resulta vital no solo considerarlas al momento de celebrar los contratos, sino que también es menester que sean incluidos en cláusulas contractuales con el fin de que ambas partes se protejan ante cambios bruscos en la economía de los países.
    Ambas partes estarán interesadas en pactar un precio justo que contemple la realidad por la que transita el país donde se ejecutarán las tareas tercerizadas.

    Ante una fuerte devaluación, que no se ve acompasada por una inflación en el país prestador del servicio, la parte contratante tiene el derecho de solicitar una rebaja en el precio, así también como en contraposición, la empresa que presta el servicio, puede solicitar una renegociación del precio si el país recae en una fuerte inflación que no se vea compensada en la devaluación de la moneda pactada entre las partes.

    Además de las cláusulas que puedan ser incluidas en los contratos para contemplar estas fluctuaciones, se cuenta con otras herramientas para mitigar estos efectos. Una de ellas es el acceder a un hedge financiero, de forma de cubrirse y compensar un posible encarecimiento o pérdida de ganancia, ya sea si lo vemos del lado del contratante o del prestador.
    Otra vía para minimizar estos impactos consiste en la habilidad para contar con una multilocación de servicios, de esta forma se lograría distribuir los riesgos que implican concentrarlos en un solo país.

    Devaluaciones que superan un 30% en los últimos dos años; índices de inflación que llegan en algunos países de la región a los dos dígitos en el último período anual, son sin duda números que no se pueden pasar por alto al momento de analizar la estrategia a implementar para contrarrestar sus efectos, así como tampoco puede ser un aspecto menor al momento de celebrar un contrato de BPO por estas latitudes.

    Gráfico inflación - Devaluación

    Inflación y devaluación en América Latina

    Contar con la información siempre es esencial cuando se trata de implementar o analizar una estrategia de negocios. MVD Consulting es el representante para toda Latinoamérica de Everest Group, consultora líder en la investigación enfocada en estrategias de sourcing.

    Es así que ponemos a su disposición lo último en investigación, junto con el valor agregado de nuestro conocimiento local de América Latina.

    Si necesita ayuda o asesoramiento para su empresa y/o emprendimiento, no dude en contactarnos.

    *Documento creado por nuestro equipo de estudios económicos.

    ©MVD Consulting 2016