• noviembre 2012

    adminadmin

    Ambición global no es lo mismo que aspiración internacional. Algunos comentarios que le ayudarán a evaluar qué camino elije su empresa

    Nuestro equipo de globalización estaba preparando una presentación y buscando cuales eran las empresas Latinoamericanas de tecnología más globalizadas. Queríamos comparar cuanto vendían en su propio país contra lo que vendían fuera del mismo. La chilena Sonda es la más grande en facturación, vende aproximadamente mil millones de dólares. Está presente en la mayoría de los países de Latinoamérica.

    Es un excelente ejemplo de emprendedurismo, calidad, conocimiento del mercado y ambición. Sólidos en su propio país, comenzaron hace más de 30 años su expansión internacional. En esa misma lista de los top 10 de Latinoamérica ya aparece Globant. Una joven empresa de servicios de software que fue pensada y creada para la exportación. Y como se infiere de su propio nombre, para ser Global. A 9 años de su creación, ya vende cerca de cien millones de dólares.

    Cuál es la diferencia entre Sonda y Globant? Cuál es la diferencia Internacionalizarse y ser Global?

    Cualquier CEO de este tipo de empresas tiene continuamente  presiones y ambiciones globales. O porque sus clientes se lo piden, o porque sus competidores se lo exigen. Internacionalizarse se refiere más a ganar mercados fuera de fronteras. Conseguir clientes en otros países. Con esto aumento mis ingresos, disminuyo el riesgo de concentración de facturación, quizás el riesgo de monedas. Les doy a mis empleados la chance y experiencia de trabajar y competir en otras culturas. Preparo a mi organización para trabajar de manera remota.  Pero es esto suficiente para seguir innovando y creciendo?

    De ninguna manera.

    Hoy la Globalización es no solo tener clientes más allá, sino también poder aprovechar talentos, ideas, alianzas, capital de riesgo y tener modelos que derriben cualquier costo de cruzar fronteras. Y lograr así aumentar ingresos, disminuir costos y hacer más ágil su organización.

    Para ello es importante reconocer

    Una cultura empresarial que motive la globalización. Actitudes, velocidades, disponibilidades, premios y castigos que vayan más allá de la cultura local.

    Una ambición apropiada.  Volviendo al caso de Sonda, tienen aproximadamente 10.000 empleados. Su presidente es un súper exitoso emprendedor. Sin embargo, empresas de la India, en particular Tata Consultancy Services, con apenas 10 años en la región ya tiene más de 8000 empleados en Latinoamérica. Y en pocos años seguramente sea el empleador global número 1 de la región. La ambición de crecimiento y expansión global que tienen es formidable.

    Una ejecución perfecta. Ninguna empresa global consigue el éxito sin procesos y sistemas que apoyen la ambición fijada.  Un único sistema que una a la empresa pero le permita ser flexible en los mercados que actúa. Un sistema de control que le de a la gerencia los datos de oportunidades y riesgos, de la misma manera que un piloto de avión conoce los riesgos meteorológicos en ruta en tiempo real. Y cuando hablamos de procesos hablamos de apalancadores del talento humano. Formulas que amortigüen el costo de aprendizaje, la fuga de conocimiento y retengan las buenas prácticas y eviten duplicar errores.

    Un grupo gerencial de primera.  La globalización es receta para desafíos continuos. Problemas políticos, de tipo de cambio, de acceso a mercados, disponibilidad de talentos, nuevos competidores, idiomas y culturas diferentes, impactos tecnológicos. La capacidad del grupo para reaccionar y mantener firme el objetivo, entender dinámicas globales y aprovechar las oportunidades antes que la competencia requiere personas especiales. Y asesores de primera línea, con experiencia práctica.

    Revisión continua de eficiencias y eficacias. Las empresas Globales se preparan para tener clientes en cualquier lado, para ejecutar desde cualquier lado, para contratar personas en cualquier lado pero para entregar la misma experiencia a sus clientes. Hacen que el costo de cambiarse de país sea cero. Tienen un modelo de entrega global al cual sujetan a una competencia sana por más eficiencias y por entregar exactamente lo que el cliente pide – o más. Para eso es necesario que el CEO pueda revisar junto su equipo cualquier desviación en los resultados esperados. O reaccionar rápidamente ante una nueva oportunidad. El armado de grupos de respuesta inmediata es clave en este tipo de organizaciones.

    Una fuerza de ventas unida.  Los clientes también son globales. Qué pasa si Usted le ofrece una experiencia en un lugar y otra diferente en otra geografía ¿? Gran parte del éxito de la globalización es que su fuerza de ventas se sienta parte de un todo. Y que colabore en proyectos globales. Un adecuado sistema de compensación, un set de competencias comunes, una cultura de intercambio de roles es parte de los pasos que las principales empresas globales consiguen con éxito.

    Excelente diseño, pero disposición (rápida) al cambio. Vuelvo al ejemplo de Globant. Cuando se revisa su visión, ésta empresa procura operar desde cualquier lado para entregar la misma experiencia innovadora. Basados originalmente en Argentina y presionados por mayores costos y diferentes riesgos, Globant logra armar un centro de entrega en Uruguay en tiempo record. Y lo mismo hace en Colombia. Por mejor arquitectura global que su empresa tenga, si la predisposición al cambio es baja, seguramente su ejecución no sea la más eficiente. Su equipo, sistemas de soporte, estructura de costos y precios tiene que estar preparada para cambios inesperados. Otra vez, una ayuda externa con experiencia le ayudará a sortear estas dificultades de manera más ágil.

    No se puede hacer todo in house. Las empresas globales modernas aprovechan ventajas locales de otras empresas y las hacen parte de su éxito. Hace 15 años era obvio que un expatriado manejaría la operación remota. Hoy es obvio que no. La innovación ocurre normalmente mucho mas rápido fuera de su empresa que dentro. Y por eso, su empresa debe tener un diseño y cultura que acepte asociaciones y apalancamientos globales. Sea con talentos, empresas, clientes y a veces, hasta competidores. Bien hecho, da resultados excelentes.

    Solo piense que este planeta tendrá mil millones más de habitantes en los próximos 15 años. También que este año se almacenará la misma cantidad de información que en toda la historia de la humanidad.  Que hay más de 4 mil millones de celulares (es decir, eventualmente le podría mandar con un solo click un mensaje a 4 mil millones de personas).

    Esta lista su empresa para la Globalización ¿?

    Para más información por favor contacte a

    Mario Tucci

    mtucci@mvdconsulting.com

    Managing Partner