• 5 mejores prácticas a la hora de internacionalizar tu empresa

    Por Martín Rodríguez – Consultant

    Incursionar en nuevos mercados se ha transformado en una necesidad para las empresas que buscan garantizar su sustentabilidad y enfocarse en su crecimiento. La internacionalización es un proyecto que afecta todas las aristas de la organización y requiere esfuerzo y foco.

    En nuestra experiencia ayudando a empresas a internacionalizarse, destacamos algunas mejores prácticas que consideramos indispensables a la hora de lograr una internacionalización exitosa:

    1. Tener una estrategia definida: En cualquier actividad que desempeñemos en la vida debemos tener algún tipo de estrategia. ¿Podemos pensar de salir de vacaciones sin saber dónde ir? ¿Cuáles son los caminos para llegar?

    Cuando nos planteamos internacionalizarnos en nuestra organización es fundamental tener el rumbo definido:
    ¿Qué mercado queremos abordar? ¿Qué servicio o producto queremos internacionalizar? ¿Cómo vamos a acceder? ¿Cuáles son los hitos que debemos cumplir para medir el éxito de nuestro plan?
    Sin lugar a dudas internacionalizar la empresa requiere un profundo análisis de nuestros objetivos, capacidades y energía disponible para ejecutar exitosamente la internacionalización.

    1. Identificar qué es lo diferente de mi servicio o producto: La diferenciación es clave a la hora de internacionalizarnos.
      Todas las empresas en sus páginas web se presentan como apasionadas en lo que hacen, disponen los mejores profesionales y brindan sus servicios con la mejor calidad. Entonces: ¿por qué elegirnos a nosotros? Diferenciarse significa hacer las cosas de forma distinta. Implica comprender “el alma” del producto o servicio que ofrecemos, y para eso debemos primero entender los problemas de los clientes y construir sobre ellos.

    La buena noticia es que no necesariamente debemos ser más baratos, podemos diferenciarnos en otros aspectos como en el modelo de negocio, en el canal de distribución, en el servicio al cliente.

    1. Cuidar y pensar en la segunda venta: Creemos que la primera venta es la más fácil. Muchas veces conseguimos un pequeño piloto para ejecutar en donde el cliente está evaluando nuestras capacidades.
    2. Debemos esmerarnos en que esa entrega sea lo más planificada, profesional y que supere las expectativas del cliente extra fronteras. Es importante para esto aclarar correctamente los requisitos, que  esto no suponga  áreas grises que puedan llegar a generar descontentos.Cumplir los plazos a rajatabla: las empresas de clase mundial entregan siempre, con la calidad requerida, y en los tiempos establecidos. Dar certeza al cliente genera  contrataciones  recurrentes y colabora en el crecimiento de la organización.
    3. Utilizar una agencia de Marketing Digital local para el mercado objetivo: parte de nuestra estrategia de promoción contendrá acciones de Marketing digital. Una buena práctica es utilizar firmas locales, ya que conocen los hábitos de búsqueda y compra, manejando términos locales, idiosincrasia; mejorando la conversión. Algunas veces se puede incrementar el costo del servicio pero disminuirá el costo en anuncios y mejorará la conversión.

    La internacionalización es un proceso muy complejo y que implica un compromiso total de la organización. Disponer de una buena estrategia y ejecutarla con foco es la base de un proyecto exitoso.

    Copyright © 2017

    estrategia