Noticias Recientes

¿Porque es ahora el momento para crecer en el mercado de Servicios Globales? Cuatro tendencias para tener en cuenta.

Por Mario Tucci América Latina crece al 24% año a año en el empleo de personas trabajando en los Servicios Globales, incluyendo proveedores y servicios internos centralizados. Y se distancia de su competidor más cercano, el este europeo, en más de 9 puntos porcentuales Esta información, presentada por MVD Consulting en el reciente seminario de la Cámara de Servicios Corporativos de Alta Tecnología de Costa Rica, que nuclea a más de 38 empresas globales de primer nivel confirma la creciente tendencia de participación de América Latina en la industria de servicios de conocimiento. San José de Costa Rica, Bogotá, Buenos Aires, Montevideo, Ciudad de México, Guadalajara, Santiago, Monterrey, San Pablo y otras ciudades a lo largo de la región, están logrando inversiones de empresas que crean empleos generalmente con ingresos por arriba de la media, pero sobre todo entregando una experiencia diferente que enriquece a todos. La región capta alrededor del 16% de los nuevos centros de servicio globales. El este europeo nos gana con más del 40% de las nuevas instalaciones. Y todo a expensas de India y Filipinas que ven reducir el apetito por la instalación de nuevos centros.  Si bien es cierto que hay crecimiento en esos centros, las empresas priorizan creación de valor para el negocio, y meramente ahorros en costos. El crecimiento de los nuevos centros de servicio se desplaza desde Asia hacia América Latina y el este europeo. Fuente:    Everest Group Global Locations Annual Report (2015) Los centros de servicio – y también los proveedores – tienen presiones para generar más facturación para sus clientes además de mantener la eficiencia en los procesos. Es así que la cercania al cliente final, su compatibilidad cultural, la implementacion rápida de tecnologías y métodos analíticos, son el nuevo objeto de la misión de estos centros. Por eso, esto genera una oportunidad importante para América Latina. De hecho, en los últimos 5 años, la región aumento un 50% su particpación en servicios globales. Y cuáles son las cuatro áreas que nos parece hay que contínuamente estar alerta y tener planes para actuar: Revisar que las diferentes locaciones pueden cambiar su “especialización”. Bogotá es conocida por su habilidad para centros de contacto por voz. Ahora está haciendo un esfuerzo importante para ingresar en las industrias creativas. Puede entonces, convertir esos centros de voz en proveedores de digital media. Montevideo, reconocida por sus habilidad de tecnología, está ahora creciendo ágilmente en centros corporativos de finanzas y contabilidad. Estar atento a cambios regulatorios que pueden impactar la industria de servicios. La agilidad con la cual se mueve esta área de los negocios no siempre es compatible con las regulaciones pre existentes. Y esto cubre las impositivas, tránsito de personas (visas de trabajo), protección de datos, movimiento de divisas, incentivos de inversión, acuerdos sindicales. América Latina es una región conocida por sus continuos cambios, muchas veces, sorpresivos. En algunos casos, son conocidos por hacer limitado el crecimiento o simplemente eliminado la opción de trabajar competitivamente para el exterior. En otros, por ejemplo la implementación de acuerdos de doble tributación, nivelan los costos impositivos facilitando así más negocios. Es importante poder monitorear todos estos atributos mediante un equipo interno o contratando servicios especializados en entender cómo estas acciones impactan la industria. Poder balancear riesgos y beneficios, adecuadamente. La seguridad y los hechos políticos actúan muchas veces con muy poco previo aviso. Y crean un gran impacto en nuestro equipo y hacia los clientes. Balancear las ventajas de una locación versus su componente de riesgo, es un acto que no debería ni calcularse en el corto plazo, ni dejar que sea responsabilidad y decisión de los equipos locales. Trabajar con grupos globales o con asesores externos, definirá un camino de trabajo más balanceado, deberá mantener una lista de riesgos y mitigaciones, y podrá aprovechar momentos clave para ingresar temprano a un mercado con perspectivas positivas, o al contrario, evitar sorpresas futuras cuando la situación se deteriora. Evaluar el ingreso a mercados cercanos. Muchas empresas instaladas en América Latina tienen sus clientes fuera de la región. Usualmente en los Estados Unidos de Norteamérica. En la medida que crecen y efectivizan sus operaciones, ¿por qué no buscar clientes también en nuestra región? El consumidor local quizás aún no está acostumbrado como otras regiones a tercerizar profesionalmente. Y la acumulación de conocimiento de estos centros de servicio puede ayudar a mejorar la competitividad de las empresas, reducir sus ciclos de producción y crear contextos de mejor calidad. Pensamos que los proveedores, de la misma manera que las empresas locales deben intentar acercarse para aprovechar esa realidad que ocurre tan cerca. En conclusión, América Latina crece en servicios globales. Miles de personas ingresan y adquieren experiencias en estas empresas de servicios. Es ahora momento para mantener la región competitiva, promover regulaciones que sean facilitadoras de más inversiones y apalancar lo aprendido para uso en favor de clientes locales. Esta información fue compartida en el evento de CamsCat http://www.camscat.org/ organizado en Julio de 2016 en dónde MVD Consulting tuvo el honor de exponer junto a nuestro socio Everest Group. Para solicitar las presentaciones escriba aquí. ©MVD Consulting 2016

julio 2016

Sin impacto para el cliente, las Relaciones Institucionales no construyen valor. ¿Por qué es importante desarrollarlas y participar en ellas?

  Por Mario Tucci Primero: entender quienes contribuyen a mejorar nuestro valor. Cada vez que un cliente nos comenta que nuestras sugerencias y planes le permitieron: construir mejores relaciones con sus clientes, acceder a nuevos mercados, operar de manera más eficiente o entender mejor sus ciclos de planificación, todo nuestro equipo lo celebra. El verdadero propósito que nos mueve es: más empresas mejor preparadas para conquistar el mundo y evolucionar la comunidad. El proceso de construir estrategias adecuadas, se nutre de una combinación de prácticas de nuestro equipo. Ideas tomadas de otros clientes y sus experiencias, datos de mercado, incansable investigación y de la validación de la información y relaciones con actores claves del entorno de negocios. Ejemplo de estos últimos son agremiaciones empresariales, organismos de apoyo a emprendedores, agencias de gobierno que auspician la inversión y el crecimiento, empresas líderes globales que por su dinámica y habilidad contribuyen a decisiones más educadas. Luego, darle máxima prioridad en su relación y gestión. Gestionar estas relaciones es clave para MVD Consulting y una de las tareas más enriquecedoras: nos genera relaciones en las que todos ganan. Seleccionar este grupo de especialistas, construir y nutrir estas relaciones, coordinar actividades de intercambio y tejer alianzas para lograr que se concreten negocios requiere una cuidada atención. Y es por eso que, en nuestra firma, los socios son responsables de una buena gestión de estas relaciones institucionales. Ese “encuentro de propósitos”, como nos gusta llamarlo, nos permite expandir nuestro alcance, comparar lo que hacemos con las mejores prácticas del mercado, posicionar nuestra firma y su reputación aliándonos con pares que elevan el nivel en todo sentido. Es así que somos parte de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información, el Project Management Institute, mentores en Endeavor, coaches para un grupo de líderes empresariales llamado Impacta, los aliados y representantes de Everest Group para América Latina y otras acciones pro bono que nos motivan y nos dan una perspectiva diferente de las diferentes situaciones. Finalmente, ejecutar los planes. Cuando participamos en un proyecto con un cliente, volcamos lo que aprendemos en estos foros en las diferentes etapas del proceso: sea esto por acceder a mejor información, por poder contrastar una eventual conclusión o por dar entrenamiento a miembros de nuestro equipo. Dedicamos horas y recursos para que estas relaciones sean a largo plazo, y estén continuamente influyendo nuestras acciones, y nosotros, desde nuestra posición, influyendo a ellos. Hace poco pudimos comprobar estos beneficios mediante un trabajo conjunto con la Sociedad de Arquitectos de Uruguay. Más de 120 arquitectos participaron activamente en tres seminarios buscando explicar las oportunidades de exportación de servicios. Lo hicimos junto a Uruguay XXI. Hoy varios de estos profesionales y empresarios, ya están trabajando con nosotros para tener un plan estratégico y acciones en busca de diferenciarse y preparar su firma para competir mejor en el mundo. Estamos convencidos que las buenas ideas se toman del colectivo. Nuestro objetivo es orquestar estas relaciones para que contribuyan a nuestro equipo, nuestras propias conclusiones y el impacto a los clientes. Por eso estoy orgulloso del espíritu colaborador de nuestra firma, y la lista de honor con la cual nos relacionamos. Y así multiplicar nuestras habilidades de cara a resolver problemas a nuestros clientes. ©MVD Consulting 2016  

julio 2016

We can work it out. Here, there and everywhere: Que nos dejó el pasaje por la London Tech Week.

Por Martín Bouza Hace un par de semanas tuvimos el placer de participar de la London Technology Week. Este evento organizado por la UKTI (UK Trade and Investment), se celebra anualmente y reúne a delegaciones de varias partes del mundo. El objetivo principal: presentar a Inglaterra como destino de inversión y desarrollo de negocios en el área de tecnología. Desde Uruguay fueron varias las empresas miembros de la CUTI y Uruguay XXI, que asistimos. Una vez en Londres, integramos una delegación más grande de empresas de América Latina: chilenos, colombianos, argentinos, peruanos y uruguayos compartimos una intensa semana de visitas, charlas y reuniones, que permitieron entender mejor el ecosistema local y las posibilidades reales para empresas de nuestra región. Este viaje me permitió reflexionar sobre tres temas diferentes y relacionados: la inversión extranjera directa (IED) y como una empresa puede apalancarla, la necesidad imperiosa de diferenciarse para competir en mercados muy sofisticados y, por último, si en definitiva Inglaterra es un destino a considerar para una expansión internacional. Tener en cuenta la IED en una estrategia de internacionalización Todos los países compiten por atraer inversión extranjera directa. Todos montan los mismos shows, eventos y misiones, con el afán de captar la atención de empresas y negocios que los ayuden a generar valor para su país, y su gente. Además todos los países se esfuerzan por desarrollar políticas y estímulos financieros, que hagan de ese destino un lugar muy atractivo para invertir. Un dato que hay que tener presente es que: no siempre el país más obvio, es el que mejor se adecúa a nuestra estrategia y a los productos y servicios que vendemos. Es importante responderse preguntas como: ¿éste país es solamente un destino comercial o me sirve para mejorar mi operación?, ¿éste destino me acerca a mis clientes finales haciéndoles más fácil su traslado?, ¿instalarme allí, me acerca a un talento que de otras formas no conseguiría?, y ¿qué pasa con el acceso a capital? Entonces, vale la pena integrar estas preguntas cuando se esté pensando en internacionalizarse. Es que resulta muy importante saber qué locación ofrece los mejores incentivos impositivos, las mejores políticas para atraer talento y cómo se relaciona ese país con su entorno (tratados de libre comercio, acuerdos de doble tributación, necesidad de visado, etc.), la conectividad hacia mis clientes y el ecosistema y su capital, entre otros. Cuanto más afinado tengamos el lápiz, mayor va a ser el retorno de la inversión. La diferenciación como mecanismo fundamental En Londres se hablaba de IoT, FinTech y BlockChain. Se dialogaba de tecnología aplicada y de cómo resolver problemas cotidianos. No se mencionaba casi nada y había poco espacio para, por ejemplo, las fábricas de software planas y generalistas. De hecho, hasta estas se trataban de diferenciar hablando del dominio de tecnologías elásticas, y de cómo así podían ayudar a empresas a crecer. Creo que nosotros como empresarios debemos asimilar eso, y hacer el esfuerzo para generar productos o servicios con un diferencial claro. Nuestro país no compite en los grandes números, entonces debe competir con la calidad intelectual que ofrecemos. Nosotros estamos convencidos que ese es el camino y que, además, es posible. Solo resta que el entorno, como un todo, empuje convencido hacia ese lugar. Inglaterra, es un destino atractivo. UK es, y seguirá, siendo uno de los mercados más fuertes y atractivos del mundo. Cualquiera soñaría con tener una operación exitosa en ese país, más allá del Brexit y sus consecuencias. Sin embargo, presenta unos costos, una competencia y una sofisticación extraordinaria. Creo que las empresas deberían considerar este destino dentro sus principales objetivos si tienen un cliente, o clientes ya instalados en esa región y entonces necesitan acercarse a ellos, si tienen un producto o servicio claramente diferencial (por ejemplo, en IoT o FinTech) o si es necesario acompañar la estrategia expansiva de alguno de sus clientes principales. Quizás, si no, valga la pena estudiar bien las posibilidades de éxito vs la inversión necesaria, y compararlas con otras alternativas que nos permitan acceder al mercado europeo si así se desea. En resumen, UK es un destino de primerísimo nivel al cual se debe llegar bien preparado y como parte de una estrategia bien delineada. Si es así, parece natural pensar en tener éxito. Seguro que si se logra ahí, se podrá lograr en otros destinos también. Para MVD Consulting fue un viaje muy provechoso; volvimos con ideas, aprendizajes y oportunidades que trabajaremos en capitalizar en las próximas semanas en beneficio de nuestros clientes y nuestro.   ©MVD Consulting 2016

julio 2016

Hablando de Brexit: ¿qué votarían sus clientes?

Por Mario Tucci ¿Cambios en las condiciones de negocio? ¿Qué votarían sus clientes? Eran las 6 de la tarde del jueves 23 de junio cuando llegamos a la Residencia del Embajador de Uruguay en Inglaterra, a esa hora daba comienzo de un evento de promoción de Uruguay en el marco de la gira comercial que la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información, el Instituto Uruguay XXI y a Embajada. El día, fue bastante particular, no por la lluvia (típica de Londres), sino porque ese era el día en que millones de personas podrían votar quedar o no en la Comunidad Europea. Los ahí presentes, quizás unas 40 personas conversaban animadamente sobre oportunidades de tecnologías en Inglaterra, como este podría ser un vínculo para el resto de Europa y que impactos podría tener la salida en los negocios. De hecho, un director de tecnología de una de las principales empresas de Seguros pidió disculpas porque se tenía que ir antes “así llego a votar. Si salimos de la comunidad, quizás mi empresa decida dejar el centro de servicios globales en Londres y moverlo a otro país”. Luego de 43 años en lo que hoy es uno de los principales bloques económicos y políticos del planeta, Inglaterra, la 6ta potencial económica mundial del mundo está en camino a terminar esa relación. Ya se habló y escribió mucho sobre el tema. Una decisión no es buena o mala en el momento que se toma, nosotros pensamos que son los acontecimientos futuros los que hacen buena o mala esa decisión.  Por eso queremos dar una perspectiva de negocios sobre que sucede cuando alguna razón logra que lo establecido se transforme en un cambio. Soy tan bueno como mi entorno me lo deja ver. Las encuestas lo demostraron. La mayor cantidad de votantes para quedarse eran menores de 40 años. Justamente los que no conocieron que era Inglaterra fuera de la Comunidad. Seguramente aprecian la libertad de movimientos, facilidad de negocios y oportunidad de crecer en un mercado más grande. Votan lo que conocen. ¿Tomando esta metáfora, que sucede con nuestras empresas y la relación con nuestros clientes? ¿Hasta dónde somos capaces de generar cambios, aunque no estamos acostumbrados a ellos? La industria de la vestimenta lo sabe muy bien, la de automóviles lo mismo: hay que matar modas para poder vender más. Hay que cambiar modelos para crear otros “bloques económicos”. Por eso pensamos que es importante que tengamos una gestión de riesgos y escenarios competitivos como parte de nuestra estrategia. Borrar historias asumidas y ver qué pasaría en el nuevo escenario. Hay metodologías para hacerlo. Se puede investigas, modelar datos y preparar equipos. Si no lo hacemos nosotros, seguramente un competidor creara una condición de un “mundo nuevo” en el cual no logremos competir. No esperemos a ver el resultado. Ya será tarde. Según la BBC, el banco de Inversión Morgan Stanley anuncio el mismo día de los resultados que movería unas 2000 personas hacia Dublín y Frankfurt. Pero luego el Banco desmintió el rumor. Seguramente la realidad sea que están evaluando alternativas y quizás ejecutando las mismas. En cualquier caso, Morgan Stanley sabe que debe accionar ahora y no esperar a que Inglaterra salga de la Comunidad. Claro que esto tiene riesgos. Pero, por ejemplo, si se propone ir a Dublín seguramente conseguirá beneficios de atracción que otros más adelante no lo tengan. De hecho, fue conocido una publicidad de Berlín en pleno centro de Londres explicando “Keep Calm and move to Berlin”. Sentido de humor alemán.   Apenas tengamos señales de que algo puede cambiar en nuestro teatro de negocios, debemos actuar. Para eso son útiles los equipos de investigación, los de innovación y los de asesoría externa. Pueden ayudarnos a adelantar escenarios sin tener que distraer nuestro equipo del trabajo diario. Las alianzas son costosas de mantener y muchas veces no son eficientes. Tanto la Comunidad Europea como otras alianzas políticas, sociales o comerciales necesitan cada tanto un cimbronazo. Es lo que hace que se evalúe, que se discuta, que se vuelva a pensar si lo “normal” es lo mejor. Y es normal ver que los equipos que forman estas alianzas luego se transforman en burócratas y no agregan valor y vigor al conjunto. Desde nuestro punto de vista, una alianza es favorable en la medida que se utiliza para agregar valor cierto y pragmático al cliente. Y no solo a los componentes que la forman. Enfocar en el cliente y sus requerimientos y luego hacia atrás pensar que me falta para complementar mi oferta es un modelo de selección de alianzas más útil que hacerlo por posicionamiento de mercado. Sin resultados de cliente, este último modelo pierde en la votación. Las decisiones difíciles que permiten el crecimiento. Nuestros clientes buscan acelerar sus éxitos. O minimizar sus riesgos. Hemos trabajado con ellos en cambios de nombre de su empresa, reorganización de sus equipos, descarte de mercados, selección de una locación no esperada, nuevos segmentos de clientes antes no atendidos. En todos los casos decisiones complejas, con un proceso de cambios fuerte en la cultura de las empresas. Y son este tipo de acciones las que complementan a otras estratégicas para mantener la empresa atenta, innovadora y relevante en el mercado. Tanto Inglaterra como el resto del mundo ya se están acomodando y aprovechando la nueva realidad. Tener la chance de participar en este momento histórico fue sin dudas un hito clave. El mismo que sentimos cuando vemos a nuestros clientes implementar y ser exitosos en las estrategias que les sugerimos. ©MVD Consulting 2016

julio 2016

Testimoniales